martes, 14 de octubre de 2014

Carrie 2013 y la manía de los remakes



No soy muy fan de los remakes, especialmente de películas que no necesitan de el. En USA se juntan dos 2 factores.
- El factor comercial.
- El factor del standard de la película.

El primer caso es muy sencillo. Ganar dinero. Da igual los valores cinematográficos. Se invierte dinero en un título normalmente de culto de los años 80 y 90 con un presupuesto ajustado, lo suficientemente decente para no hacer algo cutre y que a la par sea rentable sin la necesidad de que se convierta en un taquillazo. Con la recaudación internacional cuadran los números.

El segundo factor es el standar de la película. En USA, a las grandes masas no les gusta ver cine producido en el extranjero. Solo en el caso  de que usen directores/actores norteamericanos, la película puede ser aceptada. Por ejemplo Lo Imposible o Los otros. De hecho lo que se está haciendo para poder ser visto en USA, es perder parte de la identidad que hacer reconocer una película extranjera. Da igual que el film o la serie  sea excelente. Los americanos no están capacitados para verla. Hay que hacer un remake. Los standars de las producciones americanas es lo que demanda el espectador. 
En películas, rara vez el remake supera al original, aunque en series si que se intenta mejorar el producto. El problema es que ves la original y la copiada, y son calcos de las escenas, dialogos. Solo cambian los actores y la ambientación. 
Infiltrados es una buena película. Es un remake de internal affairs,producida en HongKong. Homeland, The Killing, The bridge son muy buenas series, pero ninguna original. Todas remakes de series europeas.


La semana pasada Netflix ha añadido el remake de Carrie. Aunque la original y esta se basan en la novela homónima de Stephen King, y está última versión intenta ser  más fiel al libro, nadie al verla puede olvidar a Sissy spacek y ver a la nueva actriz que no transmite nada.  A pesar de contar con Julian Moore como madre de Carrie y un final más cerca de la novela, nada es destacable en esta nueva versión. El film de Brian de Palma es excelente, desde el comienzo en el vestuario de las chicas y el primer sangrado de Carrie, hasta
el plano secuencia final en el baile de graduación, tan típico del cine de Palma, superponiendo varios encuadres en uno.
Con todo, Carrie 2013 tuvo una recaudacion de casi 90$ costando 30$, más lo recaudado en el mercado domestico, lo que le hace en un film rentable.
¿Ha merecido la pena hacer está película? Supongo que para sus productores si, aunque tampoco pueden dar saltos con una recaudación tan ajustada a nivel internacional. 
¿Prefieren las nuevas generaciones este tipo de cine? Viendo las recaudaciones de taquilla entiendo que no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada