sábado, 13 de agosto de 2016

Crítica de The Get Down. Épico viaje al Bronx, Hip-hop y música Disco de los 70





Había mucha expectación con The Get Down. La nueva serie original que Netflix España estrenó ayer. Con un presupuesto enorme que alcanza los 120 millones de dólares, superando al de de la última temporada de Juego de Tronos. El creador o Showrunner de la serie es Baz Luhrmann, conocido por dirigir Moulin Rouge o El Gran Gatsby.



El tv show consta de 12 capítulos divididos en 2 temporadas. Los 6 primeros episodios ya están disponibles y en 2017 se estrenarán los 6 restantes.   El piloto dura 90 minutos y está dirigido por Baz. El título hace mención a una expresión de USA  que entre otras cosas significa bailar a saco o darlo todo en la pista de baile.  Y hablando de expresiones, he visto la serie en V.O pero por curiosidad la he puesto doblada en algunas escenas para ver como era la misma escena. Recomiendo encarecidamente no verla doblada, pierdes totalmente la autenticidad de los actores, además al ser puertorriqueños, hablan constantemente spanglish, y a parte, hay gran cantidad de canciones en inglés, donde se mezclan con sus diálogos y al pasar doblado queda extraño. 



La historia nos traslada al barrio del Bronx (Nueva York) a finales de los 70. 2 jóvenes, Ezekiel (Justice Smith) y Mylene Cruz (Herizen F. Guardiola), sus amigos y las familias son la parte central. De origen Puertorriqueño, el es bueno haciendo versos, ella cantando. La música Disco es la más conocida, pero Ezequiel va a conocer que puede usar sus versos en la nueva moda llamada Hip-hop. Por casualidad conoce a Shaolin Fantastic (Shameik Moore) y juntos se proponen crear un duo, uno pinchando discos y otro rapeando. Mylene quiere ser cantante y a lo largo de la serie vemos como persigue su sueño a pesar de la oposición de la familia.




Una trama muy sencilla (hay mucho más que no voy a desvelar), pero contada de una forma épica y  al ritmo de música, Funky, Disco, Rock, Rap y hasta Punk.  El estilo apabullante de Baz Luhrman y como mezcla las escenas con temas musicales como si un DJ se tratara ( al igual que hizo en Moulin Rouge) están presentes toda la serie.  La música es protagonista, pero no es un "musical", quiero decir que no se ponen a cantar y bailar cada 10 minutos como en Grease o West Side Story aunque las canciones de fondo suenan constantemente, y veremos muchos bailes en discotecas como Les Inferno, o en clubs clandestinos.  Puede que quieras descansar en algun momento, solo lo podrás hacer si le das al pause. The Get Down no para, y algunas de sus épicas escenas pueda que quieras rebobinar y verlas otra vez. Atención al final de episodio 4 y comienzo del 5. 

  

 La recreación de la época está muy conseguida, o al menos la serie crea un universo propio. Grandes decorados mezclados con rodaje en exteriores recurrentes en casi todos los capítulos. Mención especial a la cultura del graffiti presente en toda la serie y en especial  en el tren del comienzo de cada capítulo donde se ve el título de cada uno.  Otras de las referencias claras son las casettes y sobre todo los vinilos. La serie mezcla imágenes reales de la época donde  por ejemplo cuentan que miles de discos salían a la luz, pero que solo algunos triunfaban si los DJ los pinchaban y luego a su vez se hacían eco las discográficas. 



 Esto me hace recordar a Vinyl de HBO, la cual ha sido cancelada. Recuerdo ver 2  o 3 episodios y dejarla. En esta ocasión no me he aburrido, la serie engancha y los protagonistas están perfectos. Si en Stranger Things ha traslucido los chavales, la música y la época, en The Get Down pasa parecido. En esta ocasión me quedo con Herizen F. Guardiola, todo un descubrimiento. Me he enamorado de ella,  actúa bien, tiene estilo y  canta un temazo  (Set me free) que puede convertirse en éxito de radio. 

Está claro que a muchos el episodio piloto no les atraiga y no sigan, tanto barullo estilo Luhrman puede ser  difícil de asimilar, pero creo que no se pasa de rosca. Los números musicales no se hacen pesados, pues forman parte de la historia, ya he dicho que no se ponen a bailar sin motivo como en Moulin Rouge o Grease. La escena central del piloto es en una discoteca, y dura la mayor parte del mismo. Pocas veces se puede ver un piloto  esa calidad, mezclando diferentes tramas, escenarios y con un ritmo frenético. 


Desconozco como será la respuesta del público, creo que la serie tiene ingredientes suficientes para triunfar, tanto por su puesta en escena, canciones, recreación de la época, personajes carismáticos, etc. Netflix ha dado otra bofetada en la cara al resto de competidores con una serie con presupuesto de cine que no vas a poder ver en otro sitio.  Este ssábado noche estoy  ansioso por  Get Down  on the floor.

He creado una lista en Spotify con algunos de los temas de la banda sonora. La puedes conseguir completa en Itunes.

2 comentarios:

  1. Una serie que envejecerá muy bien.

    ResponderEliminar
  2. 10 de 10 la serie. Tiene unas fumadas interesantes, pero aún así es genial. Recomendada 100% tanto si te gusta el hip-hop como si no!
    Un saludo y un aplauso por el artículo!

    ResponderEliminar