viernes, 9 de diciembre de 2016

White Girl, estreno en Netflix polémico film sobre la juventud en Nueva York




Estos días se ha abierto una polémica a raíz de la famosa película "El último Tango en Paris" donde Marlon Brando tiene una relación con una joven interpretada por Maria Schneider.  El motivo de la controversia es que algunos medios han malinterpretado unas declaraciones de Bertolucci diciendo que Brando violó literalmente a Schneider en la famosa escena de la mantequilla.  Muerta ella y muerto el, es difícil indagar en el tema, pero siempre que hablaron del film reconocieron que todo fue fingido. Otra cosa es que ella lo pasara mal rodando esa escena, como así lo reconoció. 
En cualquier caso no es la primera actriz que lo pasa mal rodando una escena violenta.  No hay que olvidar que todo es ficción,  aunque obviamente ciertas escenas  puedan herir la sensibilidad del espectador, hay que tomarlo como lo que es, ficción. En twitter el hashtag utilizado para hablar sobre esto  es #CulturaDeLaViolación



Un poco relacionado con esto, hace unos días  se ha estrenado en Netflix España el film indie "White Girl" nominado en el pasado festival de Sundance.  Se trata de la Opera Prima de Elisabeth Wood. Está magníficamente interpretada con una actriz muy prometedora que no es otra que Morgan Saylor, conocida por ser la hija de Nicholas Brody en Homeland. 
En esta peli interpreta a una joven que se muda a Nueva York donde compagina su trabajo de becaria con disfrutar de la vida a su manera  saliendo de fiesta, fumando marihuana, esnifando cocaína y teniendo relaciones sexuales. Una noche conoce a un camello de su barrio y se enamora de el, pero es detenido cuando vendía droga. Ella hará "todo" lo posible por sacarle de la cárcel. 
El film se ha comparado con Kids, otro film de culto de los 90 donde retrataba la vida de unos adolescentes.  Según declaraciones de la directora, parte de la historia está basada en su propia experiencia de cuando era más joven en Nueva York. En el momento de su estreno no estuvo exenta de polémica y discrepancia con los críticos.  La directora dijo que quería hacer un guión donde las mujeres hicieran lo mismo que los hombres. Alguno ha comentado que si el film lo hubiera dirigido un hombre se le hubiera tachado de misógino. 
En cualquier caso, es de  esas películas que sin tener un argumento novedoso resulta interesante por la forma en que lo cuenta y la naturalidad de los actores, especialmente Morgan Saylor. Ella ha reconocido que cuando rodó las escenas desnuda no pensó que era algo de mala calidad. Su circulo cercano  y familia una vez vista la peli, la han valorado positivamente, viéndola como lo que es, una película. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario