domingo, 12 de febrero de 2017

Reseña de Santa Clarita Diet. La comedia gore de Netflix







Por Miguel  Ángel Blázquez 

Comencé a ver la serie Santa Clarita Diet tras verla anunciada en paradas de autobús. No tenía ni idea de cual era su temática ni la trama, la única información que tenía era que la protagonizaba Drew Barrymore y que era la primera interpretación que hacía la actriz para Netflix.

 La serie  comienza con la presentación de los personajes que viven en un barrio de Los Ángeles llamado Santa Clarita. Allí transcurrirá esta comedia con tintes de terror-gore, donde Sheila (Drew Barrymore), Joel (Timothy Olyphant) y su hija Abby (Liv Hewson) tienen una vida acomodada, con una casa grande, unos vecinos aparentemente normales y con una vida social que gira entorno al trabajo de ambos como vendedores de una inmobiliaria. Un acontecimiento inesperado cambiará los esquemas de esta familia  hasta ahora convencional. 

 Al elenco mencionado se suman actores y actrices como Skyler Gisondo en el papel de Eric, que a su corta edad tiene una dilatada carrera como actor secundario de numerosas películas y series de televisión como The Amazing Spider-Man 2 o Erase una vez, o Nathan Fillion, recordado  por su papel protagonista en la recién cancelada Castle.

 De momento no se ha desvelado si la serie contará con más temporadas o no, ya que ha sido estrenada el día 3 de Febrero y Netflix quiere probar como funciona y en base a eso tomará una decisión.

 En lo que se refiere a aspectos técnicos, son semejantes a otras comedias ya existentes con rodajes en exteriores que dan un aire más natural a la historia. Los protagonistas realizan un papel muy bueno  y rápidamente conectas con ellos. 

 Desde mi humilde opinión, es una serie que recomiendo. Es una vuelta de tuerca a las comedias familiares tradicionales con un toque de humor negro y mucha sangre. Además se ve de un tirón, gracias a que cada capítulo dura 30 minutos y cada uno te deja con la intriga del siguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario