miércoles, 1 de febrero de 2017

The Man in the High Castle. Un mundo paralelo al libro





Por Ángel Villén

Lo que me llevó a ver  la serie de original de Amazon Video ‘The Man in the High Castle’ fue su temática: mundos paralelos. Siempre me ha llamado la atención este tipo de historias, así como la de viajes en el tiempo. Pero ya hablaré de viajes temporales en otro post. Ahora me centraré en esta serie a la que me he enganchado gracias a ese mundo que podía haber sido y que, menos mal, no ha llegado a ser.

 La serie, que ya tiene dos temporadas (ya está confirmada la tercera) está basada en la novela del mismo nombre cuyo autor es uno de los escritores más conocidos de la literatura de ciencia-ficción, Philip K. Dick. El mundo que nos presenta el escritor es uno en el que los aliados perdieron la Segunda Guerra Mundial y en el que el planeta está dividido y gobernado por dos imperios, el de Japón y el del reich de la Alemania nazi al ganar estos dos la gran guerra. Un mundo paralelo que muy poco (o nada) tiene que ver con el que conocemos hoy en día.

 Ambientada en los años 60, el comienzo de la producción de Amazon se centra en una chica, Juliana, de San Francisco, a la que le llega una misteriosa película y que tiene que llevar a la zona neutral dentro de lo que era antes Estados Unidos, dividido en zona imperial japonesa (costa oeste) y zona del reich nazi (costa este). En la zona neutral Juliana conoce a Joe, un espía nazi con el que estrechará lazos y que le ayudará a conseguir el objetivo principal: llevar la cinta a El Hombre en el Castillo. Todo esto hará que la vida alrededor de ambos cambie por completo y desencadenará unos acontecimientos que harán peligrar la paz entre los dos imperios. No quiero dar muchos detalles porque sería como hacer un resumen de la serie y añadiría algún spoiler.

 Esta adaptación para VOD se toma libertades para crear otro mundo paralelo al del libro. Coge la trama original y cambia varios detalles de los personajes y hace como si la misma serie fuera un mundo paralelo al mundo del libro. En ese mundo, en el de la serie, en vez de una novela es una película la que nos muestra un mundo alternativo con el que empiezan a soñar los personajes al ver que otra vida es posible, que se puede acabar con la tiranía que gobierna el mundo y puede haber libertad. 

Técnicamente, la serie es muy buena. Se nota que le dieron un buen presupuesto. Tiene una gran ambientación y te muestra perfectamente la tristeza que de vivir en un país gobernado por unos tiranos gracias a ese tono grisáceo, no llegando a blanco y negro, con el que están editadas las imágenes. Los actores dan la talla y no desentona ninguno de ellos. 

Como pasa con otras series no a todo el mundo le gustará, o habrá gustado, pero se ha ganado un montón de fans (incluido el que escribe) que están deseosos de que la tercera temporada llegue cuanto antes, pero me temo que tendremos que esperar un poco todavía.

Es una serie totalmente recomendable, para los que hayan leído el libro y para los que no ya que, como he dicho más arriba, al ser dos cosas bastante diferentes siendo lo mismo, ninguna de las dos historias decepciona. Todo esto desde mi punto de vista claro está. Que la disfrutéis...o no, ya depende de cada cual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario