miércoles, 20 de septiembre de 2017

Netflix y la polémica de Fe De Etarras. Cómo criticar una película sin haberla visto



La semana pasada Netflix calentó el Festival de cine de San Sebastián, colgando un cartel con el anuncio de su próxima película Fe de Etarras. El film formará parte de la competición oficial. En el cartel se leen  "yo soy español", los cánticos de los fans de la selección Española de fútbol,  tachados en rojo. 
Sin que nadie haya visto la película, que se estrena el 12 de octubre en Netflix, algunos ya se han aventurado a críticar la campaña de promoción e incluso de darse de baja del servicio de streaming.



El film es una comedia sobre un comando de ETA encerrado en un piso franco esperando instrucciones. La acción se desarrolla en 2010 durante el mundial de fútbol, donde mucha gente colgaba la bandera y estaba pendiente del avance de la selección. Por supuesto los etarras no celebran la victoria de España.  pero si quieren pasar desapercibidos tendrán que hacer algo al respecto.




Detrás del proyecto está Borja Cobeaga, guionista de 8 apellidos vascos y director de Pagafantas o Negociador.  Cobeaga fue uno de los directores y guionistas del programa de humor "Vaya Semanita". El show no solo fue lider de audiencia en el País Vasco, sino que en el resto de España también tuvo un gran número de seguidores, gracias al programa Zapping y la conversión a otros formatos como Agitación  +IVA  o Vaya Tropa.



Vaya Semanita, es un programa de humor donde ser ridiculizaba al nacionalismo vasco, a los partidos constitucionalistas,  a la izquierda abertzale y a los terroristas de ETA.  Basicamente era un programa hecho por vascos donde nos reiamos  de nosotros mismos.  El programa empezó a emitirise en 2003, cuando ETA seguía en activo. Cuando aquello, nadie dijo nada ni protestó. De hecho ayudó a quitar tensión, ya que nunca antes se había hecho humor en la TV sobre el tema.




Sorprende que haya colectivos  que ahora protesten por una película que no han visto y no hayan dicho nada por un programa de la TV pública vasca durante 14 años.

Netflix no es la primera vez que provoca con su publicidad. Los famosos carteles de Narcos en la Puerta del Sol, son la prueba de ello. Entiendo que haya gente que no le guste estas campañas de marketig , pero no comparto criticar una película sin haberla visto. 
Daré mi opinión sobre Fe de Etarras cuando la vea para ver si es ofensiva o no. Personalmente tengo más que razones para ser muy poco objetivo con ella. Soy de Bilbao  y he vivido casi 4 décadas allí soportando el terrorismo y la tensión en la sociedad vasca. Vaya Semanita, logró que sin dejar de importarnos las victimas de ETA, nos riéramos de nosotros mismos.  Tenemos ejemplos de películas u otras expresiones artísticas que han hecho humor o parodia de temas supuestamente tabú como la guerra o la religión. 
El Gran Dictador de Charlie Chaplin o Malditos Bastardos de Tarantino. Asterix o La Vida de Brian con los romanos y la época de Jesucristo.  El musical "El libro de los Mormones" triunfa en todo el mundo ridiculizando a una religión. 
O recientemente todas las redes sociales se burlaron de un militante del Isis después del atentado de Barcelona. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario